PUBLICADO EN 'CHURRAS CON MERINAS'

Salirse del formato.

Publicado el 31. Oct, 2013 por el de siempre en CHURRAS CON MERINAS.

0
[Facebook] [LinkedIn] [MySpace] [Twitter] [Email]

No lo podemos evitar: incluso cuando pretendemos pensar de forma creativa, ser originales, somos esclavos de múltiples prejuicios, hábitos y dogmas que limitan nuestra capacidad y nuestra posibilidad de dar un salto realmente creativo, de  alcanzar lo que se conoce como pensamiento lateral. En el ámbito de la comunicación, hay un factor que condiciona considerablemente el mensaje: el soporte. Cada medio ofrece unas posibilidades, pero también numerosas limitaciones. Y el área al que da lugar el cruce de esos dos vectores es el terreno al que debemos adaptar nuestro concepto creativo.

Ahora bien, en creatividad conviene no dar nada por sentado, ni siquiera los atributos básicos de un soporte cualquiera o de un medio de expresión, pues interrogándonos sobre su propia esencia, revisando sus características básicas, podemos dar de pronto con una posibilidad sorprendente que se nos había pasado por alto.

En Instagram, por ejemplo, hay una limitación muy evidente: el formato. Se trata de una colección de fotos; y cada foto, más allá de que podamos esquivar la imposición del formato cuadrado, es una foto. Parece bastante obvio. Pero ¿y si no fuera tan obvio? ¿Y si esa limitación fuera en realidad una oportunidad que normalmente no se tiene en cuenta? Como últimamente soy bastante adicto a esta red, le he dado muchas vueltas, y un día surgió una idea que no es novedosa en sí misma, pero sí en este contexto: ¿Y si cada foto no fuera una foto, sino un pedazo de una mucho mayor?

http://instagram.com/alangrane#


Confidencias

Publicado el 13. Dic, 2011 por el de siempre en CHURRAS CON MERINAS.

0
[Facebook] [LinkedIn] [MySpace] [Twitter] [Email]

-Pues seguramente me iré antes, tengo una molestia en el estómago…

-Vaya, ¿quieres tomar algo? Creo que en el bolso llevo paracetamol.

-No, gracias, si ya tomé. De todas formas esto me pasa habitualmente, empiezo a acostumbrarme al dolor, la verdad. Desde que me dio lo del ictus…

-Bueno, mujer, pero ahora estás bien, que es lo importante.

-Hombre, bien bien no estoy, para qué te voy a engañar. Tú piensa que yo hace un año estaba trabajando en Alemania (¡en Alemania, con lo germanófila que he sido yo siempre!), y encima haciendo lo que más me gusta, el trabajo de mis sueños, vamos. Y lo más importante, a punto de casarme con un hombre que me tenía totalmente enchochada, estábamos enamoradísimos (al menos yo lo estaba). Después me dio el ictus y ni Alemania, ni trabajo, ni marido. Así que ya me dirás tú cómo quieres que esté yo bien.

-Bueno, mi niña, eso es que tu destino no estaba ahí. Seguro que al final será para mejor.

-No sé, ya veremos, de momento tengo este dolor de estómago que no me deja tranquila.

-Venga, no te me desanimes, ¿eh? Te digo que será todo para mejor, mi niña.

Se hacen oír por encima de las cabezas de cinco compañeros. Algunos las miramos. Otros simplemente van sacando los libros y los cuadernos. La clase está a punto de empezar.


FAMA

Publicado el 27. Jun, 2011 por el de siempre en CHURRAS CON MERINAS.

0
[Facebook] [LinkedIn] [MySpace] [Twitter] [Email]

Quizá esté mal juzgarle porque quién soy yo para juzgar a nadie, pero lo cierto es que el sujeto en cuestión no tenía nada especial. Carecía de todo interés. Tal cual suena. Los hombres le ignoraban. Las mujeres, aún más. Ni siquiera era de esos que generan odio o repulsión, simplemente pasaba desapercibido. Y a pesar de todo, el tipo logró un día interesar a todo el mundo. Se hablaba de él en universidades y hasta aparecía en camisetas y ridículos souvenirs. Y todo porque alguien con un cepillo sacó a relucir su cráneo de entre el polvo un millón de años después de que el infeliz se ahogara en la orilla de un lago cuando fue a beber.