Confidencias

Colgado el 13/12/11 por el de siempre en CHURRAS CON MERINAS

[Facebook] [LinkedIn] [MySpace] [Twitter] [Email]

-Pues seguramente me iré antes, tengo una molestia en el estómago…

-Vaya, ¿quieres tomar algo? Creo que en el bolso llevo paracetamol.

-No, gracias, si ya tomé. De todas formas esto me pasa habitualmente, empiezo a acostumbrarme al dolor, la verdad. Desde que me dio lo del ictus…

-Bueno, mujer, pero ahora estás bien, que es lo importante.

-Hombre, bien bien no estoy, para qué te voy a engañar. Tú piensa que yo hace un año estaba trabajando en Alemania (¡en Alemania, con lo germanófila que he sido yo siempre!), y encima haciendo lo que más me gusta, el trabajo de mis sueños, vamos. Y lo más importante, a punto de casarme con un hombre que me tenía totalmente enchochada, estábamos enamoradísimos (al menos yo lo estaba). Después me dio el ictus y ni Alemania, ni trabajo, ni marido. Así que ya me dirás tú cómo quieres que esté yo bien.

-Bueno, mi niña, eso es que tu destino no estaba ahí. Seguro que al final será para mejor.

-No sé, ya veremos, de momento tengo este dolor de estómago que no me deja tranquila.

-Venga, no te me desanimes, ¿eh? Te digo que será todo para mejor, mi niña.

Se hacen oír por encima de las cabezas de cinco compañeros. Algunos las miramos. Otros simplemente van sacando los libros y los cuadernos. La clase está a punto de empezar.

Tags: , ,

Deja tu comentario



(*) Campo obligatorio